201409.30
0
0

Derecho de visitas, obligaciones de los progenitores

Derecho de visitas, siempre hay que mirar por el menor.

Con frecuencia a los abogados nuestros clientes nos plantean qué criterio es el más racional para la recogida y entrega de los hijos menores. Tanto en visitas inter semanales, de fines de semanas o en vacaciones, cuando la distancia entre los domicilios de ambos progenitores es un problema, y además los traslados son costosos.
En este supuesto, viene al caso la reciente Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 26 de mayo de 2014, en recurso de casación presentado por el demandado, que señala:

…el padre deberá recoger a su hijo en el domicilio materno y la madre será quien vaya a por él al domicilio paterno cuando concluya el régimen de visitas o estancia vacacional.

Fija como doctrina jurisprudencial que para la determinación de quién es el obligado a trasladar y retornar al menor del domicilio de cada uno de los progenitores, se habrá de estar al deseable acuerdo de las partes. En tanto no viole el interés del menor y, en su defecto, establece un sistema normal o habitual de recogida y un sistema subsidiario. Ambos sistemas se establecen sin perjuicio de situaciones extraordinarias que supongan un desplazamiento a larga distancia, que exigirá ponderar las circunstancias concurrentes y que deberán conllevar una singularización de las medidas adoptables en cada caso.

Medidas a Adoptar.

PRIMERO.-

En el supuesto que nos ocupa, los litigantes mantuvieron una relación como pareja de hecho durante cuatro años, y fruto de ella nació un hijo. Tras la ruptura de la convivencia como pareja, el padre se trasladó a una localidad distante a 50 km del domicilio familiar, percibiendo una prestación pública por importe de 423 €. Por su parte, la madre, que ostentaba la custodia del menor, percibía en aquél momento una prestación por desempleo por importe de 500 € mes.

En la sentencia del Juzgado de 1ª Instancia se acordó que la custodia del menor correspondía a la madre y que, hasta los tres años, el padre podría tener consigo al menor, dos tardes en semana de 16 h a 20 h, y fines de semana alternos desde las 10 h del sábado hasta las 20 h del domingo. En cualquiera de los casos (visitas de día entre semana, visitas de fin de semana, o vacaciones), la sentencia de primera instancia decía que el padre recogería al hijo en el domicilio materno y la madre se encargaría de recogerlo en el domicilio paterno.
Esta sentencia fue objeto de recurso de apelación y la Audiencia Provincial declaró que era el padre el que debería  recoger y entregar al menor en el domicilio de la madre, al ser él quien vive en localidad distinta a la de su hijo.

SEGUNDO.-

Motivo único de Recurso de Casación.-

El padre (no custodio) alegó que el motivo de Casación es, según exige el art. 477 de la LEC, la vulneración del principio de protección del interés del menor, al modificar el mecanismo de entrega y recogida del menor establecido por la sentencia de primera instancia en base a lo recomendado por el informe del equipo psicosocial. Tras la exploración del menor y los padres. Además de tenerse en cuenta la precaria situación económica de ambos progenitores, es decir, pasando de un reparto de las cargas que suponen los desplazamientos necesarios todas las semanas para ejercitar el régimen de visitas entre ambos progenitores, a una atribución total de dichas cargas al padre exclusivamente.

Alega el padre en Casación que se vulnera el interés del menor y el reparto de cargas entre los padres, al imponer al padre que se encargue él en exclusiva de la recogida y de la entrega del menor en el domicilio de la madre, lo que le supondría recorrer aproximadamente 1.500 km mensuales a su costa y, con escasos recursos económicos de 423 € mensuales. Alegaba en síntesis además el padre que, el equipo psicosocial ya propuso la misma solución adoptada por el Juzgado, y que el reparto de cargas económicas entre ambos padres repercute en beneficio del menor. Por tanto debían ponderarse los factores e informes psicosociales existentes como así también la escasa economía de ambos progenitores.

Así pues.-

Fijada la doctrina contradictoria existente sobre la materia en las Audiencias Provinciales. Debe determinarse por el T.S.

¿Qué doctrina es aplicable al caso y la procedencia en interés casacional?

Para ello, el Tribunal Supremo alude que debe ajustarse a dos principios generales de ineludible observancia en esta materia:

  1. El interés del menor (arts. 39 Const. y 92 C. Civil).
  2. El reparto equitativo de cargas entre los padres (arts. 90 c. y artículo 91 del Código Civil) de forma que ambos progenitores sufraguen los costes de traslado de forma equilibrada y proporcionada a su capacidad económica. Teniéndose en cuenta sus circunstancias personales, como familiares, la disponibilidad de horarios, la disposición de vehículo propio, flexibilidad del horario laboral, etc…

tribunal-supremo-derecho-de-visitas


Conclusión.-

Para determinar el criterio que contribuya a clarificar la cuestión planteada, es preciso que se establezca un sistema prioritario y otro subsidiario. Dado que pueden presentarse diferentes situaciones y será necesario ofrecer soluciones alternativas adaptadas a las particularidades de cada situación.

En base a ello el Tribunal Supremo declara que para la determinación de quién es el obligado a trasladar y retornar al menor del domicilio de cada uno de los progenitores se habrá de estar, al deseable acuerdo de las partes, en tanto no viole el interés del menor, y en su defecto, que el padre/madre “no custodio” recogerá al menor del domicilio del “progenitor custodio”, para ejercer el derecho de visita y, el progenitor “custodio” lo retornará a su domicilio, siendo este el sistema normal o habitual.

Subsidiariamente, si el sistema habitual no se corresponde con los principios expresados de interés del menor y distribución equitativa de las cargas. Las partes podrán acordar de mutuo acuerdo, o bien el Juez podrá atribuir la obligación que la recogida y el retorno a uno de los progenitores se efectúe con la correspondiente compensación económica por el otro progenitor. Debiendo motivarse esta circunstancia en la resolución judicial. Siendo en suma que este aspecto quede perfectamente reflejado, bien en el convenio regulador o bien en la sentencia que recaiga en evitaciones de problemas futuros de interpretación de supuestos donde se tengan que efectuar largos desplazamientos, con gastos de transportes. Por lo que a la vista de lo declarado en la resolución recurrida por la Audiencia Provincial, el Tribunal Supremo declara que, el padre deberá recoger al hijo en el domicilio materno y será la madre quién irá a por él al domicilio paterno cuando concluya el régimen de visitas o estancia vacacional.

Foto TS por CberbellObra do próprio, CC BY-SA 3.0, wikimedia.org

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *